Quizás tengas el cutis reseco, con acné, grasoso o con puntos negros, pero no te preocupes, ninguna piel es perfecta, para darle un mejor aspecto a esta debemos darle ciertos cuidados especiales a nuestra piel. Existen muchos productos como aceites, cremas y exfoliantes en el mercado que podrían ayudarte con lo que buscas, Sin embargo estos pueden llegar a ser muy costosos.

Por eso venimos a contarte que en tu hogar puedes encontrar todo lo que necesitas para obtener los mismos resultados de aquellos productos sin gastar mucho dinero. Hoy te enseñaremos a hacer mascarillas caseras completamente naturales  para el cutis.

Para ello, debes tener en cuenta el tipo de piel que tienes, todas sus características, ya que en función de este parámetro podrás saber que mascarilla te conviene más.

¿Qué tipo de mascarilla facial me conviene preparar?

 Hidratantes. Preservan la humedad natural de la piel facial. Se recomiendan principalmente para pieles secas. Adicionalmente, una buena hidratación cutánea disminuye las líneas de expresión y combaten las arrugas.

Para el acné. Son apropiadas para pieles grasas. Su función es eliminar las impurezas, los granos y espinillas que causan el acné u otras enfermedades similares. Sus compuestos tienen beneficios desinfectantes.

Exfoliantes. Este tipo de mascarillas están ideadas para eliminar y limpiar la cara de células muertas, eliminar las toxinas y deshacerse de los puntos negros.

Anti edad. Proporcionan efecto tensor, reafirmante, y de relleno de las arrugas. Su función primordial es aumentar tu belleza haciéndote parecer más joven.

Ahora bien, ya que conoces los diferentes tipos de mascarilla que existen, así como los resultados que ofrecen según la función que busques, no puedes olvidarte de tu tipo de piel (mixta, grasa, sensible, seca).

Llegó el momento mas esperado. ¡Las mejores mascarillas naturales para tu tipo de piel!

Antes de aplicar las mascarillas debes preparar tu piel. La limpieza facial profunda, es vital para eliminar las impurezas del medio ambiente y el estrés diario.

MASCARILLAS EXFOLIANTES PARA PIELES GRASAS

 Aspirina, miel y agua Para elaborar esta mascarilla casera únicamente requieres un par de aspirinas y una cucharada de miel o dos de agua.

Tritura las aspirinas, mezcla la miel y el agua hasta formar una pasta cremosa y uniforme. Realiza masajes suaves y circulares por todo tu rostro con los dedos anular y corazón sin tocar el contorno de tus ojos, realiza esto al menos por unos 3 minutos y luego deja actuar entre 5 a 10 minutos. Retírala con agua tibia o al clima y luego seca con una toalla limpia que sea solo para el cutis.

Avena con limón y miel Aquí se juntan tres de los alimentos naturales más beneficiosos para la salud, con los que tu cara se beneficiará con esta excelente mascarilla. Conseguirás suavidad.

Tritura la avena hasta que se haga polvo (esto lo puedes hacer con una picadora o licuadora para que quede finita), agrega media cucharada de limón y una cuchara de miel. Mezcla bien hasta obtener una pasta uniforme y cremosa. Aplica uniformemente sobre tu rostro y deja actuar entre 10 a 15 minutos. Retira con agua tibia o al clima y limpia el exceso de agua.

IMPORTANTE: Esta mascarilla debes aplicarla en la noche, ya que el limón al tener contacto con el sol, puede crear manchas en tu piel.

MÁSCARAS FACIALES PARA LAS ARRUGAS

 Mascarilla hidratante de miel y yogur Las propiedades de la miel son indiscutibles. Es una fuente de energía instantánea y posee un gran poder de hidratación, además de vitaminas para rejuvenecer el rostro.

Para hacer la mascarilla facial, toma una cucharada de Yogurt Natural y agrega una cucharada de miel. Es opcional agregarle extracto de aloe vera para mayor efecto. Mézclalo hasta que quede uniforme y aplícalo sobre tu rostro y déjalo actuar entre 20 a 30 minutos. Retíralo con agua tibia o al clima.

RECETAS DE MASCARILLAS HIDRATANTES PARA LA PIEL

 Mascarilla de plátano, banano o cambur Algunas frutas como el banano hidratan por el elevado porcentaje de agua que contienen. Toma un banano maduro, tritúralo con un tenedor hasta crear una pasta, añade unas cuantas gotas de aceite de oliva, que aportará un extra de vitaminas y grasas insaturadas. Mézclala bien y aplica sobre tu cara y cuello y déjala actuar por 15 minutos. Retírala con agua tibia o al clima ¡y listo!.

¿CÓMO PREPARAR MASCARILLAS CONTRA EL ACNÉ?

Manzana y limón Si tu problema es la secreción excesiva de sebo, entonces lo que necesitas son principios activos para el cutis graso. El limón es muy eficiente en la regulación de la producción de sebo, así como la manzana.

Bate un huevo en un bol, añade dos cucharadas de jugo de limón y una manzana licuada. Mezcla bien hasta que quede homogénea y aplícala en el rostro durante 10 minutos. Retira con agua abundante.

Como resultado, obtendrás un cutis mucho más suave desde el primer momento, y también podrás combatir muchas afecciones dérmicas, especialmente el acné y las espinillas. El acné aparece por una alteración en la producción de grasa durante la adolescencia, que acaba creando granitos en la cara. Si lo paras desde el primer momento regulando la secreción de sebo, probablemente no lo sufras nunca

¡Pon en practica la mascarilla que mas te favorezca de acuerdo al tipo de piel que tengas al menos una vez a la semana y notaras como tu cutis recupera vitalidad y frescura!