Cuando hablamos de mujeres asiáticas es muy común pensar en lo bonita que es su piel y sobretodo su cutis. De modo que a continuación te traemos algunos secretos de belleza que usan las chicas asiáticas y que deberías intentar si quieres lucir una piel radiante y fresca.


1. Limpieza

Para las asiáticas lo más importante para su piel es mantenerla limpia y hacerlo de la manera correcta. Su rutina de limpieza consiste en usar tanto en la mañana como antes de dormir un aceite natural para limpiar muy bien su piel, luego utilizan un jabón o gel limpiador para eliminar cualquier residuo y por último un tónico que mantenga su piel mucho más suave.

Es importante realizar esta limpieza todos los días, incluso si no has utilizado maquillaje.


2. Hidratación

Las asiáticas tienen a su disposición muchos productos de bases naturales que permiten hidratar muy bien la piel. Uno que se ha hecho muy popular son sus mascarillas hidratantes, las cuales vienen con distintas propiedades y suelen usar con mucha frecuencia.


3. Arroz

Las asiáticas le dan a este grano muchos usos de belleza, uno de ellos es de un tónico facial que nutre la piel y además es excelente para controlar el brillo. Para preparar este tónico solo debes vertír en un bowl un poco de arroz y un poco de agua en partes iguales, revolver y dejar reposar mínimo una hora.

Luego envasar en un recipiente normal para aplicar con algodón o con rociador y listo. Puedes aplicarlo en las noches como tónico o en el día para darle una frescura a tu piel. Recuerda mantenerlo siempre en la nevera para que se conserve mucho más tiempo.


4. Jamsu

Esta técnica asiática consiste en sumergir la piel recién maquillada en un recipiente con agua fría durante 30 segundos. Luego debes retirar el exceso de agua con una toalla y posterior a esto aplicar polvo compacto. El fin del Jamsu es dejar la piel con un acabado aterciopelado y muy fresco.


 

5. Bloqueador solar

Para las asiáticas es muy importante proteger su piel del sol para evitar manchas y el envejecimiento prematuro, basta con usar un protector solar todos los días que tenga protección tanto para los rayos UVA y UVB. Ya que algunos solo tienen protección para la capa superficial de la piel, dejando de lado la capa más profunda.