Es común que en nuestra adolescencia comencemos en la búsqueda de un estilo personal siendo o no consientes de ello, ya que la ropa es una herramienta que nos permite mostrar nuestra personalidad, dice mucho de nosotros y de la manera en la que queremos ser vistos. Por ello, si aun no tienes un estilo personal definido o quieres mejorarlo, sigue leyendo.

1. Experimenta y atrévete

Es muy común que no uses algunos tipos prendas por el simple hecho de que piensas que no van con tu cuerpo o estilo. Sin embargo muchas veces cuando salimos de nuestra zona de confort nos sorprendemos de manera muy positiva y tenemos claro nuestros limites. No se trata de comprar cosas que no usas, sino de probar. Piénsalo la próxima vez que vayas de comprar y pruébate prendas que nunca usas, o haz combinaciones con tus prendas que nunca has hecho, nuevos conjuntos pueden salir que seguramente te encantarán.


2. Precio vs Estilo

Muchas personas piensan que entre más costosa es la prenda mejor estilo tiene. Este es un grave error, ya que el precio de la ropa no es un factor determinante en el estilo. El estilo es algo que no se puede comprar.


3. Referencias

Las redes sociales nos permiten tener a un click miles de referentes de moda. Detalla muy bien los estilos que te gusten y a partir de ellos crea el tuyo. No se trata de replicar lo que ves, sino de mantenerte a la vanguardia y añadir lo que más te guste a tu estilo personal.


4. Innova

El estilo no solo es tu ropa, sino también tu cabello, tu maquillaje y los accesorios que usas, y lo más importante tu actitud. Por ello estos aspectos deben ir acordes con el estilo que buscas. De nada sirve un excelente outfit si los otros factores no lo complementan.


5. Revisa y ordena

Una vez tengas un estilo definido revisa ordena tu closet, esto te ayudará a mantener únicamente las prendas que si usas y evitas acumular las que no. Y al mismo tiempo te permitirá organizar tu guardaropa según el criterio que más te ayude a lograr tu estilo, ya sea por color, por tipo de prenda o por ocasión en la que la usas.


6. Investiga

Existen muchas paginas y blogs que te pueden servir no solo para determinar tu estilo sino también para tener en cuenta variables como tu tipo de cuerpo o color de piel y así identificar los tipos de prenda que más te favorecen.