Lo primero a tener en cuenta es el cuidado de la piel para evitar que aparezca el exceso de grasa y con ello los granitos. Es importante limpiar la cara con jabón o gel exfoliante cada noche para eliminar las toxinas que absorbe del día a día. Y por supuesto realizar por lo menos una vez a la semana mascarillas con ingredientes naturales, como las que verás a continuación.

1. Para la primera mascarilla necesitaremos:

 

  • 1 Papa mediana
  • 1 cucharada de avena
  • aproximadamente 5 gotas de un limón

Esta combinación es excelente ya que la papa cuenta con excelentes propiedades para tratar la piel grasa, la avena y el limón por su parte son grandes astringentes naturales y la leche es humectante.
Ahora bien, para preparar esta mascarilla debes pelar y cortar la papa en trozos medianos y ponerla a hervir en agua, cuando esté blanda, ponla en un recipiente y mezcla los demás ingredientes hasta obtener una pasta. Por ultimo aplícala sobre tu piel limpia y déjala actuar por media hora aproximadamente. Notarás los resultados desde la primera aplicación.

2. Mascarilla de zanahoria y miel

Necesitarás:

  • 1 zanahoria
  • 3 cucharadas de miel

Estos dos ingredientes además de ser astringentes actúan perfectamente para tratar el exceso de grasa en la piel.
Raya la zanahoria y ponla en una olla hasta que hierva, posteriormente agrega la miel hasta formar una pasta homogénea y aplícala cuando se haya enfriado un poco. Déjala actuar por alrededor de 15 minutos y enjuaga.

3. Mascarilla de clara de huevo, pepino y limón

El pepino ademas de ser hidratante y astringente posee muchas vitaminas beneficiosas para tu piel. Por su parte el huevo

Necesitarás:

  • La clara de un huevo
  • Medio pepino
  • 1 cucharada de zumo de limón
Debes pelar el pepino y machacarlo con un tenedor, luego juntar los demás ingredientes hasta formar una pasta, Aplica la mezcla en tu cara y déjala actuar por lo menos 20 minutos y enjuaga.

Tip extra:

Para mantener tu piel sin brillo en tu día a día debes hacer lo siguiente:
Junta un poco de arroz con agua y déjalo reposar unos 25 minutos. Luego cuélalo y viértelo en un atomizador. Puedes rociar esta mezcla varias veces al día sobre tu rostro para mantener tu piel libre de grasa.