Si eres de alma nocturna y te cuesta mucho dormir temprano, o se te hace muy difícil conciliar el sueño estos consejos son para ti.

 

 

#1.

Prepara una bebida que ayude a tu cuerpo a relajarse. Puedes beber té o leche caliente con un poco de miel. Créenos, ¡te va a servir muchísimo!.


 

#2.

Fija una hora para dormir e intenta cumplirla en lo más posible. Entre más temprano decidas ir a dormir mejor calidad de sueño tendrás. Por ello sé lo más organizada/o que puedas para terminar tus tareas diarias en el momento justo, notarás la diferencia.


 

#3.

Asegúrate de que tu habitación esté completamente oscura, o por lo menos lo más oscura posible ya que la luz inhibe el sueño, así como libre de rudos que puedan mortificarlo.


 

#4.

Evita comer azucares antes de dormir y tomar líquidos, en especial la cafeína. En vez de eso opta por alguna fruta.


 

#5.

Concéntrate en tu respiración, puedes probar la técnica 4-7-8. Consiste en inhalar por 4 segundos, retener el aire 7 segundos y exhalar lentamente en 8 segundos. Es algo casi mágico que te ayuda a relajarte y descansar profundamente. Has alrededor de 5 respiraciones.