Es muy usual que aunque no seas intolerante a la lactosa sufras de algunos efectos negativos como problemas digestivos, dolor abdominal, hinchazón, aumento de peso, entre otros.

De modo que a continuación te traemos una gran alternativa, que además de muy fácil de hacer es deliciosa y contiene excelentes propiedades para tu cuerpo ya que es rica en antioxidantes y minerales, posee gran cantidad de vitaminas y ayuda a perder peso.

 

Necesitarás:

  • Almendras
  • Agua
  • Miel (opcional)
  • Colador o filtro de cafetera.

 

Paso #1.

Debes dejar reposar las almendras en agua por una noche.


 

Paso #2.

Tira el agua, cuela las almendras en un nuevo recipiente y agrega a la licuadora por cada taza de almendras, dos tazas de agua. Agrega la miel si así lo prefieres y licúa.


 

Paso #3.

Ahora solo debes colar o filtrar la mezcla y listo.

Puedes consumirla directamente, hacer batidos y hasta ocuparla en cereales.